El cuerpo del niño sirio Alan Kurdi que fue encontrado muerto en una playa en Turquía se convirtió en el símbolo de la crisis de refugiados. Hasta ese momento ya había matado miles de personas procedentes de Oriente Medio y África tratando de llegar a Europa.

Esta foto representa la atualidad de la Europa que recibe números y números diarios de personas que intentan escapar de la guerra, la persecución y la pobreza. Tener una realidad tan cerca y represetada en una foto solo tuve impacto en mí. En primer lugar: por la falta de comprensión de aquellos que, comparten la misma Europa donde vivo, están contra la ayuda de nuestros compatriotas, los que viven en es mismo planeta, aquellos que necesitan de ayuda. También el diario británico Independet pregunta “Si estas imágenes extraordinariamente poderosos de un niño sirio muerto varado en la playa no cambian la actitud de Europa a los refugiados, lo que lo hará?“. Y, por último, por la falta de comprensión de los líderes europeos que impiden continuamente refugiados e inmigrantes de tener un lugar en nuestro continnente.

Seguridad, un derecho básico, es la única meta que desean alcanzar.

La foto tuve una gran representación internacional en los medios de comunicación de tan grave que es la situación. La fotógrafa, Nilufer Denir, habla del dia de la imagen para un vídeo realizado por la revista TIME.

Aylan.jpgNilufer Demir | agencia de noticias Dogan
Advertisements