En los Juegos Paralímpicos de este año, un fotógrafo brasileño nos ha demostrado que la calidad de una foto no tiene por qué depender de los ojos del profesional. No hace falta tener ojos para tomar una buena imagen.

_20160930_153953

Este fotógrafo se llama Joao Maia, tiene 41 años y es ciego desde los 28 a causa de una enfermedad inflamatoria en los ojos llamada uveítis. No es ciego completamente, puede percibir algunos colores a cortas distancias y también en el visor de su cámara. Aún así va acompañado de su guía Ricardo Rojas, quien le explica la escena que hay ante él (cómo está el deportista, el ambiente…). Fuera de los Juegos su guía no le acompaña y ejerce su profesión con un móvil y una aplicación que le dice dónde se encuentra el objeto que quiere fotografiar.

Su fotografía es bastante especial. Al no tener la misma capacidad de visión que los demás sus fotos tienen un estilo propio con un enfoque muy diferente al que emplean otros fotógrafos.

_20160930_154136

Maia explica que la fotografía es algo que se siente, necesitas hacer uso de tus sentidos y no solo de la vista, la audición también es muy importante. Pero dice que especialmente hay que tener una gran sensibilidad. “Mis ojos están en el corazón” dice Maia.

This slideshow requires JavaScript.

Por Anne Gorostizu.

Advertisements